Estos son los distintos componentes que se encuentran en la sangre, así como sus funciones:

Plasma:

Sustancia líquida de color amarillo que transporta el agua y los elementos nutritivos a las células. Contiene asimismo los anticuerpos útiles contra las enfermedades. Más del 90% está compuesto por agua, el resto son proteínas, glúcidos, lípidos, hormonas, potasio, sodio, etc. Es de enorme importancia en el campo de la transfusión sanguínea ya que de él se obtienen la albúmina, las gammaglobulinas, los factores de coagulación, etc.

 

Glóbulos rojos o eritrocitos:

También son llamados hematíes, llevan el oxígeno de los pulmones a los tejidos, y de paso eliminan el dióxido de carbono. Para realizar esta función con la máxima eficacia, se han despojado del núcleo y otros elementos internos. Cada persona tiene de 4.000.000 a 6.000.000 por milímetro cúbico de sangre. El exceso de glóbulos rojos se denomina poliglobulia; su déficit se denomina anemia.

 

Glóbulos blancos o leucocitos:

Una persona tiene de 5.000 a 9.000 por milímetro cúbico. Su función no es otra que la de defendernos contra agentes infecciosos, como bacterias y virus, además de otras partículas extrañas.

 

Plaquetas:

Incoloras, ovales o de forma irregular, las plaquetas son en realidad pequeñas bolsas de productos químicos que juegan un papel trascendental en la coagulación de la sangre y en el taponamiento de roturas de los vasos sanguíneos. Se encuentran en un número de 150.000 a 4000.000 por milímetro cúbico de sangre.